Un espejo en la selva: críticas

Varias personalidades del campo literario emiten su juicio sobre Un espejo en la selva

Resumen críticas a Un espejo en la selva

 

Carmen Dolores Hernández, crítica de literatura de

El Nuevo Día.

 

Un espejo. La palabra marca el título, la estructura dual que implica vertebral la novela y el concepto: espejear, duplicar, ejemplificar.

 

Dramático y bien estructurado, este texto entreteje, historias, personajes, eventos y descripciones en una novela bien lograda. Sorprende que en su primera incursión en la ficción larga Silverio Pérez haya alcalnzado una obra que evidencia dominio del oficio y que representa una reflexión fascinante sobre temas tan complejos como la libertad y las trabas que a ella le opone la violencia física por una parte y su recuerdo paralizante por la otra.

 

Dra. Ana Luisa Sierra

Universidad de Puerto Rico

Humacao, P.R.

 

Andamos sobre un espejo, sin azogue, sobre un cristal sin nubes. Estos versos de Federico García Lorca parecen reflejar el conflicto existencial de los protagonistas de la singular novela de Silverio Pérez, Un espejo en la selva.  En efecto, la narrativa del texto, empleando  un ingenioso  juego especular, desarrolla las experiencias de vida de dos  puertorriqueños, el psicólogo Efraín López Arraíza, y el veterano del ejército de Estados Unidos, Mario Urdaneta Sáez, ambos víctimas de secuestros que los sumergen en la desesperanza.  

   

Con un dominio absoluto de la técnica narrativa, Silverio Pérez explora la forma de interacción de estos personajes, dotando al espejo aludido en los versos de Lorca del suficiente azogue para que cada uno se convierta en el reflejo especular del otro. De la misma forma, Silverio Pérez emplea también un espejo en su escritura.  Con enormes cantidades de azogue, que proyectan destellos especulares en una prosa estética y muy ágil, particularmente en los diálogos, el espejo de Silverio Pérez revela un análisis profundo de los efectos del secuestro, ya sea este ejecutado por parte de movimientos guerrilleros o a través de instituciones militares aceptadas y reconocidas por su valor en la sociedad. 

 

Definitivamente, la novela de Silverio Pérez, Un espejo en la selva, es lectura imprescindible.    

 

Dr. Guillermo Irizarry

Universidad de Yale,

New Haven, CT.

 

Encuentro un tema profundo en Un espejo en la selva que hace de esta novela primeriza un texto de trascendencia. El espejo del título es la metáfora maestra y se refiere al objeto que López Arraíza utiliza para lograr ser rescatado. El espejo simboliza el reconocimiento de la propia identidad a partir del encuentro con la alteridad.

 

Dra. Beatriz Cruz Sotomayor

Universidad del Turabo

Caguas P.R.

 

El pedazo de espejo en la selva como pieza clave para la liberación del secuestrado —pues López Arraíza lo usa para enviar mensajes al helicóptero de rescate— se convierte así, en metáfora de una historia en la que se funden y confunden identidades, todas secuestradas y en búsqueda de la libertad. Y así lo dirá López Arraíza: la historia del secuestrado es la historia de todos los que buscamos la libertad.

Con Un espejo en la selva, Silverio Pérez se lanza a la selva de la novela, espejo en mano, en busca del rescate, de la libertad —o bien, de la felicidad—, pero esta vez, desde el arte de la ficción.

 

Dr. Mario Cancel Sepúlveda

Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe

San Juan, P.R. y Recinto Universitario de Mayagüez

 

La lectura de "Un espejo en la selva" (Planeta, 2016), novela del amigo Silverio Pérez ha sido una experiencia grata por demás. En alguna medida, me ha devuelto la capacidad de sentir un profundo placer estético cuando me enfrento a un texto que se mueve con sorprendente procacidad entre lo que asumimos como pura ficción y lo que asumimos como carne de historia. Ficción y realidad se me antojan en este texto como escenarios perfectamente intercambiables.

No se trata sólo del hecho, humana vanidad, de que la voz narrativa principal sea historiador y se llame Mario. Me miro en el espejo de ese ser agotado que huye de su pasado como si este fuera su enemigo. Creo que a mucha gente le sucede lo mismo. Es que entre Mario el historiador y Efraín el psicólogo, otra víctima del pasado, hay un elemento común.

Es que ambos, en cierto modo, quieren vencer las aprensiones de las huellas de su peculiar pasado apropiando el pasado del otro: uno por medio de la historiografía y el otro por medio del psicoanálisis. Es alrededor de ese doble dilema que se tejen las tramas complejas y trágicas de dos víctimas de la violencia. El placer estético no es el único regalo que me hace este libro: junto al mismo se alza el placer de reflexionar.

 

Ivelisse Morales, escritora.

La crítica ha sido favorecedora a la primera novela de este reconocido, querido, respetado y multifacético escritor puertorriqueño, Silverio Pérez, quien sin duda ha dejado muy buena sensación en el paladar del lector. Y no es para menos, pues la genialidad de la trama, la delicadeza y el detalle que ha puesto en la construcción de sus personajes, y la manera en que ha inventado y recreado los hechos de esta historia nos invita, no sólo a leerla, sino a escudriñarla, a palparla, a olfatearla, a sentirla.  En fin, a hacerla nuestra usando todos los sentidos, siempre al margen de los distintos niveles de la narración que se entrelazan como riachuelos que van a dar al mismo río. 

 

La belleza y la humanidad se nos presentan en los lugares más insospechados. Vemos al hombre en todo su espectro, desde los sentimientos más nobles y puros, hasta su lado más oscuro y sinestro.  Nadie es bueno, nadie es malo.  Simplemente son seres perfectamente imperfectos, unidos por la fatalidad de su condición humana. Vamos desde el alumbramiento hacia la esperanza, desde el amor al deseo, de lo sensual a la vulnerabilidad.  Y así, heridos y temerosos, nos asomamos de a poco a la muerte.

 

La utilización del recurso del espejo en el relato es más que acertada.  Ya desde el título se nos deja una pista importante de eso que será mucho más que un mero símbolo. 

 

 

Los valores cuestan

De cuáles valores estamos hablando?

Leer más

Me declaro Jesusista

En este momento de mi vida me declaro Jesusista más que nunca. Me identifico plenamente con Jesús. Jesús-Luz. Nuestro pueblo no puede seguir viviendo en las tinieblas.

Leer más

El día que Rita Moreno me dio Animus

Un encuentro personal con la multi galardonada Rita Moreno en su visita a Puerto Rico.

Leer más

Suscríbete a mi blog

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form