China

Del infierno al cielo

Para mí el 1 de diciembre es el comienzo de la Navidad, no el viernes negro, de locura y consumo desenfrenado. Ese día fui a mediodía a un centro comercial a reunirme con mi editor que me traía mi más reciente hijo acabado de parir: el primer ejemplar del libro La Vitrina Rota que acababa de salir. Feliz, con el libro en mi mano, salí del centro comercial y, en ese momento, la vida me hizo un regalo inmensamente mayor. Una mujer que estaba sonando la campanita del puesto de recogido de donativos del Ejército de Salvación, al verme, corrió hacia mí y me abrazó con una efusividad tal que me sentí apabullado. ¿Quién era?

“Silverio, soy China… ¿no te acuerdas? ¡China!”, me decía y me volvía a abrazar. De pronto mi mente dio un saltó en el tiempo y la vi… La vi como un espectro, deambulando por la Parada 18 y por la 26… mellada, la mirada ida, el andar tambaleante, pidiendo dinero… Yéssica y yo siempre nos deteníamos a darle algo y a repetirle el mismo mensaje… “chica, tú eres joven… eres tan bella… te mereces una mejor vida”. Y ella nos contaba de sus familiares cercanos, a quienes recientemente había visto, o de sus deseos de echar hacia adelante, o de cualquier otra cosa que nos hiciera sentir que estaba camino a rehabilitarse, pero cada día la veíamos peor. Y de pronto desapareció… y llegamos a la conclusión que había muerto… Hasta ese primer día de esta Navidad.

Mientras me abrazaba me contó que estaba en franca recuperación, que Cristo la había salvado y que en el Ejército de Salvación había encontrado la ruta de su rehabilitación. Yo la miraba con asombro. No se parecía en nada a la China que yo veía acercarse cada día al precipicio de la muerte. Sonreía con nueva dentadura y el gozo se le salía por los poros. Mi Navidad comenzó con dos extraordinarias noticias, pero la de China aún me conmueve al contarla. Sé que muchos de los que me leen la han visto. Esa es la buena nueva: China vive… subió del infierno al cielo… y esta será para China, y para mí, una Feliz Navidad.

Los valores cuestan

De cuáles valores estamos hablando?

Leer más

Me declaro Jesusista

En este momento de mi vida me declaro Jesusista más que nunca. Me identifico plenamente con Jesús. Jesús-Luz. Nuestro pueblo no puede seguir viviendo en las tinieblas.

Leer más

El día que Rita Moreno me dio Animus

Un encuentro personal con la multi galardonada Rita Moreno en su visita a Puerto Rico.

Leer más

Suscríbete a mi blog

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form