Me declaro Jesusista

En este momento de mi vida me declaro Jesusista más que nunca. Me identifico plenamente con Jesús. Jesús-Luz. Nuestro pueblo no puede seguir viviendo en las tinieblas.

Me declaro Jesusista

 

         Puerto Rico celebra la Navidad en un momento en que la mayor parte de su población está “sin luz”. Fíjense que lo que define la energía eléctrica para muchos es “la luz”, no es el aire acondicionado, ni la nevera, ni el televisor. Es la luz. Es que los seres humanos solemos entender poco con el razonamiento y mucho con el inconsciente. Nuestro inconsciente nos grita que es “la luz” lo importante.

         Anoche sentí luz, mucha luz. No necesariamente proveniente de la Autoridad de Energía Eléctrica sino de los seres que se congregaron en la cancha de la barriada Navarro en Gurabo para celebrar la Misa de Gallo a la que nos convoca el Padre Pedro Ortiz. La luz que sentía venía de la bondad, la alegría y la humildad de los presentes.

         Veía la alegría en el rostro de mis padres de 103 y 92 años, la emoción en los ojos de mi hijo Carlos Javier, la felicidad en el corazón de mi amada esposa Yéssica, y la contentura en la sonrisa de mi querida hermana Benita. Cuando se siente esa luz, no hay oscuridad que valga.

         Por eso me parece importante reflexionar sobre esa luz. Decía San Juan (1,1-18): En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió. Y el mismo Jesús nos aseguró que: Tú eres la luz del mundo. Deja que tu luz brille ante todos los hombres.

         O sea, “la luz” que racionalmente pedimos, exigimos, extrañamos y necesitamos tal vez tenga un significado mayor. ¿Es nuestra falta de luz el resultado de las tinieblas en las que hemos vivido por tantos años? ¿Estamos pagando las consecuencias del autoengaño colectivo, haciéndonos de la vista larga mientras seres de las tinieblas nos manipulaban, nos colonizaban, nos explotaban y mal usaban los recursos del pueblo?

         Jesús vino a sacar a su pueblo de las tinieblas de la religión establecida, a la cual retó, y de la política del imperio dominante, que lo declaró subversivo. Su denuncia era luz de la que huían los seres poderosos de las tinieblas de la religión y la política. Cuando no pudieron más, lo mataron. Entonces su luz se regó por el mundo entero.

         Dice Deepak Chopra que “la luz se revela cuando se ve a través del alma. Dios está oculto y a la vez expuesto. El Dios oculto es la oscuridad, el Dios expuesto es la luz.” Somos llamados entonces a llevar luz, y esa misión conlleva los peligros de lo que insisten en vivir en las tinieblas.

         Anoche me emocionaba al ver el rostro de la joven recién parida con su bebé en brazos en el papel de María; al sentir la alegría de los niños que jugaban con bolas de colores en un momento de la celebración; al escuchar la voz de Aidita Encarnación, la improvisación de Julio César Sanabria, el cuatro de Prodigio Claudio y el Coro de la iglesia. Sin juzgarlos, solo recibiendo su luz.

         Es responsabilidad del cristiano de nuestro tiempo llevarle luz a nuestro país. Tenemos el llamado de ser poste, transformador, generador y bombilla de un pueblo que ya lleva siglos en las tinieblas, creyéndose ser quien no es, negándose a ser quien verdaderamente es, y escuchando los cantos que vienen de las tinieblas.

         Para mí, eso es Jesús. La luz del mundo. Por eso prefiero llamarme Jesusista en lugar de cristiano. El cristianismo es la creencia en Jesús convertida en religión, con sus luces y sombras. Siento que llamarme cristiano traza una raya con respecto a otras religiones como el Islam, el Judaísmo, el Shintoísmo, y otras con las que tengo extraordinarias coicidencias. A la palabra “cristiano” le pasa como al slogan de “Puerto Rico se levanta”, su sobreuso degenera su significado. Llamados cristianos en nuestra legislatura pretenden que el gobernador firme una ley que les permita discriminar, negándole servicios a los que ellos, desde las tinieblas, consideran pecadores. Llamados cristianos apoyaron a un depredador sexual en Alabama. Llamados cristianos planifican guerras. Llamados cristianos explotan sin misericordia al pobre, olvidándose del mensaje que dejó Jesús al nacer en la más extrema pobreza y sencillez. No me siento afín con esos llamados cristianos.

         Comprometerse con la luz es retar a las tinieblas. En este momento de mi vida me declaro Jesusista más que nunca. Me identifico plenamente con Jesús. Jesús-Luz. Nuestro pueblo no puede seguir viviendo en las tinieblas.

 

 

 

Los valores cuestan

De cuáles valores estamos hablando?

Leer más

El día que Rita Moreno me dio Animus

Un encuentro personal con la multi galardonada Rita Moreno en su visita a Puerto Rico.

Leer más

LOS MUERTOS INVISIBLES

Leer más

Suscríbete a mi blog

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form