La Pachamama, la bendita tierra

Crecí en el campo donde el milagro de la multiplicación de los panes y los peces se da a diario, con los alimentos que nos devuelve la naturaleza, a cambio de un pequeño gesto de amor con ella.

Mi padre, cuando no encontraba trabajo como carpintero, se dedicaba a cultivar la tierra que un vecino generoso le permitía sembrar. Y con eso comíamos todos los días.

Ahora, que el mundo parece volverse loco, y las noticias de la irracionalidad rampante nos aturde, el regreso al contacto con la naturaleza es sanador.

Hoy, luego de dedicarle varias horas a desmarañar memorias para mi próximo libro, llegué a mi casa, en medio de una urbanización de esas que aun tiene espacios donde a la vegetación se le permite manifestarse, aunque limitadamente. Y allí estaba Jun, el tío de Yéssica mi esposa, un hombre de mano santa, de esos que toda semilla que siembra se le da, porque su alma es limpia y generosa, y la tierra lo sabe. 

Jun agarró la vara que mi padre me había preparado para coger los aguacates de un árbol cercano a la quebrada Chiclana, y comenzamos a descubrir la infinidad de frutos que se escondían entre sus hojas, grandes verdosas y oscuras.

Junto a ellos pusimos unas panas, quenepas, yautías, pedazos de caña, y unos plátanos enormes, que Jun había cultivado en su pequeño terreno en Yabucoa.

No necesité mucho para que mi espíritu sintiera un gran alivio a la angustiosa realidad mundial que nos apabulle.

Regresemos a la naturaleza, miremos la agricultura como una salida de salvación a nuestro atribulado país. La juventud está lista. Los prejuicios generados por aquel progreso ficticio que sacó nuestros jíbaros del campo y los lanzó a los arrabales han quedado atrás. Es el momento. La Pachamama nos abre sus brazos.

Cuatro Mujeres Protagonistas

Leer más

OTRA VUELTA AL SOL

Leer más

MARULLO EDICIÓN ESPECIAL : La crisis de la Manada Azul

Leer más

Suscríbete a mi espacio

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form