La cara horrible del racismo

Me gusta que mi blog del domingo sea de cosas agradables, pero no evado mi responsabilidad de conversar con ustedes de las situaciones que así lo ameriten.

Los sucesos de ayer y antier en Virginia nos tocan de cerca. Vamos a los hechos: en el estado de Virginia, en el pueblo de Charlottesville, se había decidido quitar símbolos del pasado confederado, esto es, aquellas banderas y estatuas que recuerdan las causas por las que luchó el sur, entre otras, el que no se aboliera la esclavitud.

Los grupos de supremacía blanca, o sea, los que creen que son los blancos los únicos que deben tener el poder, los del Ku Klux Klan, que ya ustedes saben de su pasado, y los grupos neonazis, se habían congregado para marchar y tomar el pueblo en contra de la decisión de la ciudad. El viernes, grupos de supremacía blanca, con antorchas, tomaron el campus de la Universidad de Virginia. Organizaciones de derechos humanos convocaron a una contra protesta, pidiendo el fin del racismo, y se desató el pandemónium donde ya se dice que han muertos varias personas, muchos heridos y se ha comprobado que un auto conducido por un activista blanco arremetió contra los manifestantes de los derechos humanos matando al menos dos personas.

La noticia está aún en desarrollo y estos detalles pueden cambiar. Lo que no cambia es la tardanza de la Casa Blanca en manifestarse y la renuencia de Donald Trump a llamarle a las cosas por su nombre: un acto de terrorismo interno de supremacistas blancos. Trump, el hombre que no pone reparos en su lenguaje cuando de provocar una guerra nuclear se trata, que llama violadores a todos los indocumentados, que arremete contra los miembros de su propio gabinete, que le llama terrorista a todos los musulmanes, se puso los guantes de seda para tratar este asunto y no ha querido condenar ni a los neonazis, ni al Ku Klux Klan y mucho menos a los supremacistas blancos. Lo que pasa es que el líder del Ku Klux Klan lo había apoyado como candidato a la presidencia y Trump sabe que muchos de sus seguidores no piensan muy distinto a los que han provocado estos terribles incidentes, vergüenza de la humanidad.

¿Y qué tiene esto que ver con nosotros? Primero que estos incidentes revelan la fea cara del racismo evidente que aun permea la sociedad norteamericana. Segundo, que ese racismo, de alguna forma, también está presente en el trato que el Congreso de los Estados Unidos le ha dado al manejo de la crisis fiscal de Puerto Rico. Estado Unidos no ha asumido la responsabilidad que comparte en la crisis económica que nos afecta. El Departamento del Tesoro fue capaz de rescatar financieramente a bancos y a aseguradoras en problemas financieros, pero a Puerto Rico no se le da ni tan siquiera paridad en los fondos Medicaid que pagamos en igualdad de condiciones que los otros estados, se le castiga con las leyes de cabotaje, y se nos impone una Junta de Control fiscal que solo habla de austeridad y recorte de beneficios a los meas vulnerables.

También resulta preocupante el silencio, 24 hrs después de haber sucedido estos disturbios, de aquellos que condenaron con tanta vehemencia los sucesos ocurridos después de finalizada la marcha del 1 de mayo en Hato Rey, pero hoy no dicen ni pío de lo que sucede en un estado de los Estados Unidos. Han sido buenos condenando a los que protestan en contra del depósito de cenizas en Peñuelas, pero no se atreven a condenar los actos racistas que desnudan el verdadero carácter de una gran parte de la nación norteamericana.

Los que promulgan la unión permanente con los Estados Unidos, ya sea con la colonia como está o con el estado federado, deben explicarle a sus seguidores si a esa nación con esos visos tan evidentes de racismo es que quieren unirse permanentemente. Condené los actos del violencia del 1 de mayo, pues entendí que dañaron el propósito y espíritu de aquella demostración. Por eso siento la fuerza moral para condenar estos actos que son una vergüenza ante el mundo. Aún espero la respuesta de muchos que, como el presidente Trump, parecen haber enmudecido.

Borrón y cuenta nueva

Versión editada publicada en El Nuevo Día el 26 de noviembre de 2019

Leer más

Voto útil que ha sido inútil

Versión editada publicada en El Nuevo Día el 12 de noviembre de 2019

Leer más

Visual de conferencia: "Puerto Rico en crisis: ¿qué pasó allí?"

presentada el 10 de octubre de 2019

Leer más

Suscríbete a mi espacio

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form