Detrás De La Foto: Voy Subiendooooo…

…se formó la tertulia musical que ya era habitual en la sala de la casa de Roxana y la gente se arremolinó frente a las dos ventanas para no perderse lo que adentro pasaba. A Roxana no hay que ni provocarla mucho para que invente un jolgorio, y de inmediato sacó de la parte de atrás de la casa dos torres de bocinas Shure, que parecían ataúdes de gigantes insepultos, y pesaban como demonios, una consola con micrófonos, de los tiempos en que éramos el dúo Silverio y Roxana, y se colocaron dando hacia la calle.

Aquel primer invento se convirtió en un referente de las fiestas de la Calle en celebraciones posteriores: había que pasar por casa de Roxana a ver quiénes estaban allí cantando. Luego se puso una tarima frente a las ventanas, y recuerdo que para los 80 hasta Los Rayos Gamma fuimos parte de aquel evento.

Roxana sigue siendo un referente en esa calle, porque sus pinturas y carteles, que ahora ofrece frente a su nueva residencia en el 213 de la misma calle, capturan el alma de una festividad que, como nuestra nacionalidad, lejos de mermar, crece.

Apuré mi viaje a Tampa, donde canté anoche en la Fonda de Leo, en Clearwater, y donde el show terminó con un trencito de gente cantando Voy subiendo, voy bajando, para ir temprano en la mañana a las fiestas, y detenerme con Yéssica, mi esposa, a charlar con Roxana un buen rato, y con Carlos mi hijo, que siempre la escolta, para revivir memorias inolvidables.


Borrón y cuenta nueva

Versión editada publicada en El Nuevo Día el 26 de noviembre de 2019

Leer más

Voto útil que ha sido inútil

Versión editada publicada en El Nuevo Día el 12 de noviembre de 2019

Leer más

Visual de conferencia: "Puerto Rico en crisis: ¿qué pasó allí?"

presentada el 10 de octubre de 2019

Leer más

Suscríbete a mi espacio

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form