Cuatro Mujeres Protagonistas

Publicada por El Nuevo Día el 13 de agosto de 2019

No debesorprender a nadie en el epílogo de este verano fogoso que ha vivido el país,que las mujeres resulten ser las grandes protagonistas. ¡Qué bueno! Fue obvioen esta jornada histórica en la que dimos un ejemplo al mundo de civismo ycompromiso, que en la calle, en la creatividad y en la combatividad, lasmujeres llevaron la voz cantante. La imagen de una joven, cacerola en mano, frentea una tropa de policías armados hasta los dientes, recorrió el mundo.

Voy a resaltar a cuatro de ellas quese destacaron en áreas muy distintas, pero de fundamental importancia. Comienzocon Sara Rosario, presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico. Ella lideróuna representación deportiva que, desde Lima, Perú, se encargó de darnos esealivio al espíritu, esa reafirmación de nuestra nacionalidad y ese orgullopatrio que tanta falta hacía en los momentos críticos que vivíamos a tres milseiscientos kilómetros de distancia.

Como si fuera poco, dentro de esadelegación de sacrificados atletas que dieron el cien por ciento por su patriaaún con escasos recursos económicos y enormes sacrificios, las hermanas Adrianay Melanie Díaz, junto a Daniely Ríos, del tenis de mesa, se convirtieron en lasquerendonas del pueblo. Se necesita liderato para mantener toda una delegaciónenfocada en la meta, ampliamente superada, a pesar de lo que ocurría en el paísque representaban.

Continúo con la jueza que preside elTribunal Supremo de Puerto Rico, Maite Oronoz. En momentos en que la ramaejecutiva y la legislativa colapsaban en medio de una lucha de poder en lasentrañas del Partido Nuevo Progresista (PNP), la institución que ella presidese alzó a la altura que el momento histórico reclamaba y, por unanimidad, logróun veredicto que puso orden en el caos, y le dio a la mayoría de lospuertorriqueños la esperanza de que no todo estaba perdido. La jueza fuegenerosa y prudente, cualidades que escasearon en las otras dos ramas, almomento de ejercer el liderato que le correspondía asumir.

Y en medio de estos sucesos quecambiaban no solo día a día, sino de hora en hora, se alzó la figura de lasecretaria de Justicia, Wanda Vázquez, cuestionada por la mayoría de lossectores que se lanzaron a la calle a protestar y también por uno de los bandosen lucha dentro del PNP. A ella le tocó la sucesión que la renuncia delgobernador Ricardo Rosselló, la impaciencia de Pedro Pierluisi y la tozudez deThomas Rivera Schatz, produjeron. A los que nos enamora la historia, no nossorprende que en momentos de crisis surjan figuras, como de la nada, que seconvierten en protagonistas del momento.

Cuando el presidente del Senado,Rivera Schatz, pasó de ser un defensor del orden institucional un día, para alotro día comportarse como un golpista del totalitarismo, Wanda Vázquez se lepuso de frente y en pocas horas el #WandaRenuncia se convirtió en#WandaResiste. En política, como en el humor, “el timing” es determinante.

La exhibiciónde poder aplastante quedio el presidente del Senado contrastó con la forma prudente y ordenada con laque actuó la mujer a la que el puesto de gobernadora le cayó en las manos enmedio del torbellino. Las decisiones posteriores que ha tomado se hancaracterizado por la mesura y el decoro que brillaba por su ausencia en LaFortaleza y en el Capitolio.

La licenciada Vázquez tiene muchaspreguntas que responder y se va a tener que probar cada día, pues no goza de laconfianza de muchos sectores del país, pero ha resultado ser una protagonistainesperada que en este momento el público está aplaudiendo con gusto.

Y nos queda la gran perdedora de estecuarteto, Jenniffer González, quien se dejó usar por Rivera Schatz y quedóretratada en aquella foto patética de la intentona golpista. ¿Podrárehabilitarse de aquí a 2020? Como diría un comentarista deportivo: suciodifícil.

OTRA VUELTA AL SOL

Leer más

MARULLO EDICIÓN ESPECIAL : La crisis de la Manada Azul

Leer más

Mierda de Bruja

Leer más

Suscríbete a mi espacio

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form