CRÓNICA 9

Humor y amor en el Camino

Hoy, mientras ustedes leen esta crónica, el Grupo 1, que lidera la dinámica joven Marjorie Zoé, (que hace un par de años hizo el Camino Francés solita, por 32 días) llega a la Catedral de Santiago de Compostela. 

Haré una transmisión en vivo por FB a eso de las 9:00am (3:00pm de acá). Si se la perdieron, la pueden ver en mi Facebook. Ya escribiré sobre eso en la Crónica 10. Mientras, disfruten un poco de amor con humor en el Camino.

Mare, una de las peregrinas más jóvenes, es hija de Lucy, de mis peregrinas del 2014, y además de la mochila, carga un bebé en su vientre. Ese bebé es el peregrino de menor edad del grupo.

Este es el árbol más retratado del Camino, por una sencilla razón, además de ser muy viejo (lo viejos tenemos nuestro atractivo) está al inicio del Camino, donde todavía los peregrinos están excitados de haber comenzado, no están cansados, y retratan todo lo que se encuentran a su paso. Ya al final, están tan cansados, que ni a Santiago que se les apareciera retratarían.

No soy de mucho desayunar, por lo que al inicio, en Sarria, pedí un bocadillo, ya que todo lo que termina en “dillo” suele ser pequeño, (menos cierta parte de nuestro cuerpo). Pues el bocadillo que me dieron era, en palabras boricuas, un “sandwichote”.

En el camino te encuentras diversidad de animales. Me acordé de San Francisco de Asís, que le hablaba a los animales a los que consideraba sus hermanos. Le pregunté a este burro qué era lo menos que le gustaba de su vida, y me dijo que cuando le llamaban burros a ciertos políticos. Eso les ofende… a los burros. 

A la vaca le pregunté a quiénes consideraba sus mejores amigos. No titubeó en contestar: a los vegetarianos.

Los baños son los lugares más buscados en el Camino. Como hay tanta diversidad de nacionalidades, en este albergue usaron símbolos obvios para que nadie tuviera duda de a cuál le correspondía ir a los nenes y a las nenas.

Para los boricuas el símbolo era inequívoco.

En el recodo más inesperado del Camino encontramos a un gaitero tocando. Se me ocurrió que la pieza que estaba interpretando estaba inspirada en el sonido emitido por un gato cuando se le pisa el rabo. Broma, era muy bueno y se ganó una generosa propina.

Este orgulloso peregrino se llama Efraín, 

y cuando fue donde el fisiatra a que le examinara una dolencia en la rodilla, éste le dijo que necesitaba una cirugía de la cual se tardaría en recuperar unas 6 semanas. Efraín dijo, pues me la hago al regreso del Camino de Santiago. Noooo, le dijo el MD, no lo puedes hacer. Pues cantando Despacito, pasito a pasito, Efraín, no importa lo que se tome, va haciendo cada etapa, observando con esa sonrisa aquellos con cuerpos de atleta que se rajan al primer día.

Los valores cuestan

De cuáles valores estamos hablando?

Leer más

Me declaro Jesusista

En este momento de mi vida me declaro Jesusista más que nunca. Me identifico plenamente con Jesús. Jesús-Luz. Nuestro pueblo no puede seguir viviendo en las tinieblas.

Leer más

El día que Rita Moreno me dio Animus

Un encuentro personal con la multi galardonada Rita Moreno en su visita a Puerto Rico.

Leer más

Suscríbete a mi blog

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form