CRONICA #5 DEL PRE-CAMINO

¿Una piedra en el Camino? ¡No! ¡Unas culebras!

De las cuevas espectaculares de Benegil (Aquí los videos para que experimenten algo de lo que nosotros vivimos): 

 

 

Subimos pasamos a Silves, del cual les conté en la crónica anterior, y de allí a Évora, un lugar que te empuja a la época romana desde el primer paso que das en su calles empedradas.  De allí visitamos un monasterio donde intensificamos la conexión con las intenciones que nos mueven a hacer el Camino. Luego entrenamos caminando por un viñedo donde ¡unas culebras! nos alteraron la ruta. De todo eso se trata esta crónica a solo 3 días para recibir a los primeros peregrinos en Sarria.

Dejamos el sur de la península ibérica para comenzar a acercarnos a nuestro destino final: Santiago. 

La próxima parada, diseñada por la minuciosa investigación que Yéssica hace antes de cada viaje, era Évora, muy cerquita de la frontera con España. En la medida en que vamos dejando el sur el ambiente va paulatinamente cambiando a menos desértico.

Disfrutándonos la carretera, sin ajoros, escuchando la música de estaciones locales, conversando de la vida, Évora fue en un tiempo un importante centro religioso y de comercio, una histórica importancia que se refleja en la inmensa cantidad de lugares históricos que te encuentras.

El Templo Romano, el que puedes observar desde una fresca plazoleta, con una vista espectacular de la ciudad a tus espaldas, es una de las atracciones principales.

Évora está rodeada por el Alentejo, una región de olivares tostados por el sol, ciudades fortificadas y pueblos tradicionales, 

es la segunda ciudad de Portugal en cantidad de monumentos nacionales, superada sólo por Lisboa.

Una última mirada a esta ciudad, que nos tomó sobre 5kms a pie para recorrerla nos hace pensar ya en el próximo destino. 

El mismo resultó ser un monasterio del siglo 15 cerca de Évora que ha sido declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO.

En este convento cargado de historia se dice que se reunían las Cortes en 1481. 

Es un excelente lugar para meditar y reconectar con las intenciones del viaje.

Se dice que la Princesa D Isabel, hija de los Reyes Católicos, se alojó allí a su llegada de España para contraer matrimonio con el Príncipe Alfonso. Yo, que de príncipe no tengo nada, me fui a caminar los alrededores que son unos viñedos espectaculares desde donde a lo lejos se ven las poblaciones cercanas. 

Interrumpimos la caminata 

antes de terminar los 5 kms por algo que Yéssica vio antes de yo las pisara: una familia de culebras, enredaditas todas entre sí. Ante el grito de Yéssica, la madre levantó la cabeza, nos quedamos paralizados, pero la madre, responsable al fin de sus críos optó por meterse entre la maleza.

 Nosotros dimos por terminado el entrenamiento del día. Mañana: Lisboa.

Cuatro Mujeres Protagonistas

Leer más

OTRA VUELTA AL SOL

Leer más

MARULLO EDICIÓN ESPECIAL : La crisis de la Manada Azul

Leer más

Suscríbete a mi espacio

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form