CRÓNICA 12 del Camino de Santiago

Hasta que el cuerpo aguante

Denme cinco minutos para que caminen los tramos 2 y 3 del Camino de Santiago, desde Portomarín a Palas de Rei, y luego de Palas a Melide, el lugar más famoso del mundo por su excelente pulpo a la parrilla, y de allí, en medio de un intenso calor, hasta Arzúa. ¿Se animan? Son solo casi 60 kilómetros en dos días. Comenzamos con un vídeo del día anterior cuando llegamos a Portomarín y yo estaba apalastrao. No se lo pierdan.

 

A la salida quedó a nuestra derecha un albergue que nos recuerda la canción más pegada que hemos escuchando a todo el mundo cantar: Pasito a Pasito, suave suavecito.

Y así comenzaron nuestros Peregrinos del Grupo 4, arrepechando la primera cuesta, con buen ánimo, y la bandera de Puerto Rico siempre presente.

El recorrido, según mi GPS, fue de 26.87 kms, el cual nos tardamos con todas las paradas en áreas de descanso, bares, iglesias, fotos, etc, 7 horas con 36 minutos y 30 segundos.

La llegada a la exigente cumbre de Castromaior, fue entre la neblina. María de Lourdes Guzmán lo celebró. 

Varios minutos antes, Yéssica había sido la primera en experimentar la conquista de esa montaña. 

Véanla en vídeo:

 

Por segunda vez quedamos atrapados entre el paso de un grupo de vacas, animales nobles, tranquilas, criadas para satisfacer las necesidades de los carnívoros. El tenerlas tan cerca, me enterneció y me acercó mucho más a ser un vegetariano completo. Chago, el hombre de carácter lúdico del grupo, con pasmosa tranquilidad, en medio de ellas, tomaba fotos.

Sellamos nuestros credenciales en la iglesia de San Tirso que fue construida a finales del siglo XII, es de estilo románico, con un arco de medio punto y columnas decorativas. Adentro se respira paz en medio de un silencio delicioso.

Pasamos la noche en la hospedería Calixtiño, donde Carlos e Isabel no encontraban de que otra forma agradarnos más. Es un lugar mágico. Alguien conspiró y apareció una guitarra para culminar la noche cantando Caminante no hay camino…

 A las 6:00am combinamos desayunos con masajes, aprovechando que teníamos al Dr. Arroyo, fisiatra, entre nuestros peregrinos.

La dolamas eran la orden de la mañana, pero había que prepararse para el tramo más difícil del Camino. Más de 32 kilómetros entre Palas y Arzúa.

Esta es una ruta que si no se acomete temprano, esto es, estar caminando no más tarde de las 7:00am, puede traer serios problemas.

Nelly y Chago lucían felices, pero ya al poco rato el cansancio acumulado

comenzaba a pasar factura. Minnie González, la esposa de Kiko, el Dr. Arroyo, se mantenía incólume, pero cansada. 

Temprano, a eso de las 11:30am, llegamos a Melide, y allí, buscamos la Garnacha, el lugar más famoso para comer pulpo en toda España. Antes de disfrutar de la comida y la compañía de innumerables peregrinos en la pulpería, 

Yéssica montó una ampollería en la parte de afuera del lugar para curar las ya más frecuentes lesiones en los pies de los peregrinos. 

La ruta de Melide a Arzúa fue la más difícil que yo haya caminado jamás en mis 3 experiencias haciendo El Camino de Santiago. Estómago lleno, dos copas de Albariño, 1:30 de la tarde y un sol que golpeaba fuerte es la peor combinación. Vi a muchos peregrinos protagonizando “The walking dead”, incluyéndome.

Llegamos arrastrándonos a Arzúa. 

De las últimas dos etapas del Camino les contaré en la Crónica 13.

Borrón y cuenta nueva

Versión editada publicada en El Nuevo Día el 26 de noviembre de 2019

Leer más

Voto útil que ha sido inútil

Versión editada publicada en El Nuevo Día el 12 de noviembre de 2019

Leer más

Visual de conferencia: "Puerto Rico en crisis: ¿qué pasó allí?"

presentada el 10 de octubre de 2019

Leer más

Suscríbete a mi espacio

Nuevo contenido todas las semanas. Sé parte de la comunidad de pensadores.

Gracias! Su suscripción ha sido recibida!
Oops! Something went wrong while submitting the form